martes, 18 de marzo de 2014

Xabróns preventivos, por Uxía Fernández

El pH del cuerpo es una medida de alcalinidad y acidez en nuestro sistema que significa potencial de hidrógeno y está relacionado con la cantidad de oxígeno disponible en el organismo. El pH ideal para una persona está entre 7 y 7,4.
Conocer el pH es muy importante, en primer lugar, porque la mayoría de enfermedades como las cardíacas, las neurológicas, las alergias e incluso el cáncer han sido relacionados con un pH ácido, menor que 7, como muestra el estudio del Dr. Otto Warburg. Por otra parte, la dieta occidental es generadora de ácido, lo que hace que nuestros cuerpos sean mucho más susceptibles a las enfermedades.
Cuando las células y los tejidos son alcalinos, por encima de pH 7, las células enfermas tienen dificultades para sobrevivir debido a la alta cantidad de oxígeno presente. Un tejido alcalino tiene 20 veces más oxígeno que uno ácido, lo cual impide el crecimiento de microorganismos patógenos como virus, bacterias u hongos en nuevas células.
¿Es posible diseñar un sistema casero de diagnóstico de enfermedades que se manifiesten por las variaciones del pH de la orina (alcalinidad y acidez) mediante jabones con indicadores de pH incorporados en colgadores de inodoro?
Los indicadores de pH varían reversiblemente de color en función del pH del medio en el que están disueltos. En este caso, al formar parte de un jabón previamente preparado, podrían apreciarse virajes de color el entrar en contacto con la descarga de agua de la cisterna y orina con un pH anormal.
Además, se pretende demostrar también su eficacia en pañales de bebés y de adultos  para que el test pueda ser realizado a todas las edades.
En nuestro proyecto elaboramos un jabón casero mediante la saponificación con agua, aceite y sosa cáustica, al que se le añadió indicador de pH púrpura de bromocresol.
Después se instaló en un cargador de WC y se ubicó en un inodoro para que, al entrar en contacto con la orina, pudiese medirse su pH y detectar posibles valores anormales. Del mismo modo, se impregnaron con púrpura de bromocresol tiras de papel de filtro y se incorporaron a pañales de bebes, adultos y productos de higiene femenina.
Una vez preparado el dispositivo del WC y los pañales se pusieron en contacto con dos soluciones acuosas ligeramente acidificadas con cloruro de hidrógeno, pH = 6 y pH = 5, y una disolución alcalina de pH = 8 para verificar el viraje de color. El púrpura de bromocresol toma un color violeta cuando el pH es superior a 6,8 y amarillo por debajo de 5,2. 
Tanto el agua del inodoro como los pañales adquirían un color amarillo al entrar en contacto con la disolución de pH 5. Con la disolución de pH = 8 se manifestaba una coloración violeta. Por el contrario con la disolución de pH = 6 permanecía incolora.
El valor normal de pH de la orina en una persona sana es de 6. Un valor de pH alto (superior a 8) indica una posible infección bacteriana de las vías urinarias. Mediante estos sencillos sistemas se podría detectar una posible afección de una manera rápida. Cualquiera de los prototipos descritos en este trabajo adopta una coloración violeta que sembraría la sospecha de una posible patología.
Por el contrario, valores de pH por debajo de 5 colorean de amarillo estos dispositivos, indicando valores anormales y por consiguiente poniéndonos sobre la pista de un posible malestar a pesar de ser asintomático. De todo esto se extrae que un cambio en los valores de pH de la orina puede indicar una posible enfermedad y que mediante sencillos sistemas en los hogares se puede detectar de forma precoz.
La dieta también influye sobre el pH de la orina, el cual suele aumentar después de las comidas. La carne y el ayuno pueden provocar valores de pH bajos sin causas patológicas asociadas.
Es cierto que la dieta también tiene influencia sobre el valor del pH. El pH de la orina suele aumentar ligeramente después de las comidas, especialmente con la nutrición vegetariana. Los trastornos metabólicos también provocar valores de pH de la orina anormalmente altos. Por el contrario los alimentos donde predomina la carne, en el ayuno y por la noche arrojan pH bajos que raras veces tiene causas patológicas, pero puede ser un síntoma de gota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario